CASTELLANOCATALÀFRANÇAISPORTUGUÉSENGLISHITALIANO
Onlypet, alta calidad en alimentos para animales de compañía.
El ronroneo del gato
Puede ronronear, indicando típicamente que el animal está bajo un estado de placidez. Sin embargo, también puede significar que está angustiado, afli ... [>]
02/09/2007
El Pastor Alemán
El pastor alemán es una de las razas de perro más populares del mundo. Trabajador nato, afectuoso con la familia, excelente guardián, paciente y prot ... [>]
01/09/2007
¿Sabías que?
Los perros, fieles y afectuosos, son las mascotas más populares. Para los niños, los más recomendables de talla pequeña son el "carlino", el "teckel ... [>]
31/08/2007
Cuidados para su mascota:
Siga éstas recomendaciones y su mascota vivirá más y mejor.

El cachorro debe permanecer con su madre al menos durante 40 días. El destete conviene realizarlo en fases. Primero se introducirá la leche especial durante los 20-25 primeros días de vida, a los 50 días deben comenzar a comer pienso de cachorros como base para su alimentación. Una buena alimentación en esta etapa marcará su crecimiento y su buen desarrollo posterior.

Se recomienda cierta libertad en los horarios de alimentación. El cachorro tiene el estómago pequeño por eso deben comer de 3-4 veces al día durante los primeros 6 meses de vida. También es aconsejable ofrecerle la comida y al cabo de unos minutos (15-20) retirársela del comedero. A medida que va creciendo se van espaciando la comida hasta ofrecersela 1-2 veces al dia. Una de la ventajas que ofrece el fijar los horarios de comida es que así las deposiciones seran mas regulares.

La comida y el agua deben estar en un lugar seco, iluminado y tranquilo. Hay que cambiar el agua como mínimo una vez al dia. Se recomienda comederos y bebederos grandes para evitar que vuelquen. Las mejores dietas son las que contienen proteinas y grasa de origen animal. No abusar de los "premios-snacks", su uso es para mejorar la relación con el perro. Deben ser alimentos bajos en grasa y calorías para no desequilibrar la dieta.

Cerrar


El cambio de alimentación de cachorro a perro adulto.
El momento de realizar el cambio de alimentación depende mucho del tamaño que alcanzará el perro en edad adulta. Como norma general en razas pequeñas o de compañía (menos de 20 kg) se recomienda hacer el cambio de dieta a partir de los doce a quince meses de edad. En razas grandes (20-50 kg) la edad recomendable es de los 15 a 18 meses, y en razas gigantes (más de 50 kg), el cambio se realiza a los 18 o 24 meses. Es importante realizar este cambio de forma gradual.

La alimentación en adultos.
Cuando el perro es adulto la dieta va encaminada a cubrir todas sus necesidades. Sin embargo, aunque existen perros con mucha actividad, las necesidades disminuyen si las comparamos con las de un cachorro.

Son igual de malos las deficiencias como los excesos. El peso óptimo del perro se obtiene cuando no se observan las costillas a simple vista, pero, en cambio, se notan con facilidad al palparle el tórax. La obesidad constituye un verdadero problema en uno de cada tres animales domésticos.

El perro no es un carnívoro estricto, por lo que no debe alimentarse únicamente de carne. Es más, la carne, principal fuente de proteínas, no debería suponer más de la mitad de la dieta del animal. La carne también proporciona grasas, que contienen ácidos grasos esenciales, necesarios para diversas funciones corporales, como un buen estado de la piel y el pelaje. Las proteínas son necesarias para el crecimiento y reparación del tejido muscular y óseo, y el mantenimiento de los procesos metabólicos. Los ácidos grasos esenciales dan apariencia lustrosa al pelaje del animal, proporcionan energía y una piel sana. Los carbohidratos ofrecen energía al perro y ayudan a estabilizar los movimientos intestinales dando masa a la dieta.

El perro ha de tener cierta libertad en los horarios de alimentación, pero se recomienda que la frecuencia de las comidas sea una o dos veces al día. Se recomienda que el consumo diario de alimento sea la equivalencia de un 2-3% de su peso corporal. Una de las cosas importantes que no se debe olvidar, es que no se debe molestar al perro mientras come. La comida y el agua han de estar colocados en un lugar aislado, tranquilo, seco, iluminado y no caluroso. Siempre tiene que contar con agua fresca en un bebedero limpio.

A la comida comercial no se recomienda añadir restos de comida casera, ya que se puede producir un desbalance en los nutrientes que ingiere, he incluso se puede acelerar el deterioro de los dientes. Si se incorpora habitualmente restos de comida casera a la dieta del perro, es recomendable que no exceda el 10% del alimento consumido en el día.

Cerrar


La vacunación es uno de los pasos más importantes en la prevención de las distintas enfermedades infecciosas que pueden padecer nuestros animales de compañía.
Para realizar la vacunación es imprescindible un buen examen clínico. Es ideal que el animal esté desparasitado antes de realizar la vacunación.
Las enfermedades infecciosas principales de las que se puede vacunar son:

  1. Moquillo: es la enfermedad más ampliamente conocida que ataca a los perros. Es una enfermedad muy contagiosa, causada por un virus aéreo y es a menudo fatal. Puede afectar al sistema digestivo, respiratorio y nervioso, y provocar problemas oculares.
  2. Parvovirosis: afecta de forma aguda y grave a animales menores de un año. Produce diarreas hemorrágicas y vómitos. En un 20% de los casos es mortal.
  3. Hepatitis canina: es una enfermedad muy contagiosa, causada por un virus y es transmitida por contacto con orina infectada o material contenido del sistema digestivo. Produce vómitos, diarreas, abdomen doloroso y muchas veces ictericia. Forma parte del complejo llamado "tos de las perreras".
  4. Leptospirosis: es una enfermedad bacteriana, y puede atacar también al humano. Produce síntomas renales y hepáticos. La transmisión se produce por la orina. Es una zoonosis muy grave. Esta enfermedad responde a ciertos antibióticos, si es tratada tempranamente.
  5. Rabia: enfermedad muy peligrosa que es normalmente mortal en nuestros perros. Afecta a todos los mamíferos. España se considera libre de rabia, la legislación sobre su vacunación depende las Comunidades Autónomas. Esta enfermedad es causada por un virus, aislado ya hace más de cien años, que se transmite primariamente por la saliva de animales infectados. La rabia afecta al sistema nervioso. Considerando que es una zoonosis, o sea una enfermedad que ataca a los animales y al hombre, su control es un problema de salud pública.
  6. Parainfluenza: la enfermedad es transmitida a través de las secreciones respiratorias, por el aire, y es altamente contagiosa. Produce síntomas respiratorios. También se la llama tranqueobronquitis o tos de perreras. Perros enjaulados durante períodos largos son los más susceptibles a la enfermedad.

La primera vacunación (moquillo, parvovirosis, hepatitis canina y leptospirosis) es recomendable realizarla a las 8 semanas de edad. Para conseguir una buena inmunidad hay que realizar una segunda e incluso, en algunas razas, una tercera aplicación en las primeras 15 semanas de edad. Hay que realizar una revacunación al cabo de un año. Según las posibilidades de contagio hay que vacunar anualmente de leptospirosis, parainfluenza canina. La vacunación de la rabia depende de la legislación sanitaria de cada zona o país. Aunque no será necesario en muchas zonas vacunar anualmente, seguirá siendo importante para la salud de nuestro animal de compañía la visita anual al veterinario. Siempre que se tengan dudas sobre el mejor plan vacunal para su perro hay que consultar con el veterinario.
Los perros adultos (de más de un año) bien vacunados tienen una probabilidad casi cero de padecer el moquillo, la parvovirosis o la hepatitis canina. Se recomienda revacunar de moquillo y de hepatitis vírica cada 2 o 3 años a nuestros perros.

Cerrar


Los primeros consejos:
Durante las primeras 24 horas después del nacimiento, el calostro (leche materna de los primeros días post-parto) aporta al gatito los anticuerpos que lo protegerán de determinadas enfermedades infecciosas. Se recomienda esperar a que sea la madre la que inicie el destete, generalmente hacia la quinta semana de vida. Los gatitos podrán ser destetados después de la sexta semana, una vez puedan beber leche y comer alimentos sólidos en platos. Se espera que para el cuarto mes estén alimentándose a base de alimentos concentrados que contienen todas las sustancias necesarias para su metabolismo. El alimento seco puede humedecerse con agua tibia para ayudar a ablandarlo y hacer que les resulte más fácil comerlo.

Alimentación de gatos en período de mantenimiento:
El gato posee un agudo sentido del gusto, fino degustador, gourmet, el gato es muy sensible a las cualidades organolépticas de sus alimentos y entre ellas sobre todo el olor.

Los gatos no deben ser alimentados con comidas para perros ya que requieren un mayor nivel de proteína en la dieta y un equilibrio nutricional diferente al de los perros. La energía en la dieta del gato proviene de las grasas, las proteínas y los carbohidratos. El gato requiere un nivel relativamente alto de proteínas. De hecho, sería incapaz de adaptarse a una dieta extremadamente baja en proteínas. La grasa animal es también esencial, no solamente por la energía que le provee sino también porque es fuente de ácidos grasos.

El gato debe alimentarse a la misma hora y en el mismo lugar todos los días. El gato promedio de tres a cuatro kilos requiere aproximadamente 84 gr (un tercio de una taza de 224 gr.). La cantidad variará en cada gato, aunque todos los factores sean iguales dos gatos pueden necesitar diferentes cantidades de alimento, simplemente porque tienen diferentes metabolismos. Es necesario que el gato toma suficiente cantidad de agua, además se recomienda cambiarla a menudo ya que tiene que estar limpia y fresca.

La obesidad se ha convertido en el problema más importante de salud y nutrición del gato en los últimos años. Las principales causas de la obesidad en el gato son el exceso de alimento y la inactividad, aunque también puede deberse a alteraciones endocrinas, pero éste es el factor de menor porcentaje en los casos que se presentan en la actualidad. Los gatos autorregulan su consumo alimenticio pero pueden llegar a ser incapaces de hacerlo por adquirir vicios de comportamiento que acaban con esta predisposición natural. Malcriarles ofreciéndoles más alimento del necesario hace que se conviertan en adictos a la comida, la reclamen gimiendo y agradezcan que se la demos. A menudo suele ocurrir que un gato que vive en una casa se vuelve comodón, se mueve poco, apenas sale y ello provoca que no queme lo que come.

Si es necesario hacer un cambio en la dieta del gato hay que realizarlo paulatinamente en el transcurso de varios días.
Una buena condición física es aquella en que el animal está bien proporcionado, con flancos observables detrás de la caja torácica y costillas que pueden palparse con un leve recubrimiento de grasa sobre ellas. Los gatos activos o los expuestos al aire libre pueden requerir mayor cantidad de alimento para mantener una buena condición física.

Alimentación durante la gestación y lactancia:
Durante el período de gestación la gata necesita mayor cantidad de comida para permitir el crecimiento de sus gatitos aún sin nacer. Necesitará una comida especial rica en nutrientes y energía. Durante las dos últimas semanas de embarazo, la gata puede estar comiendo el doble de la ración normal. A veces se pueden dar casos de períodos en los que disminuye su apetito.

En período de lactancia se recomienda tener disponibilidad de comida durante la noche. La demanda de leche por parte de los gatitos lactantes continuará aumentando durante aproximadamente 20 o 30 días. Así los requerimientos de alimento y agua por parte de la madre van en aumento. Es posible que se tenga que alimentar dos o tres veces al día, y debe disponer de agua fresca y limpia.

Cerrar